El Maestro Splinter, mi primo Cabo y Yo (14 Mayo 2017)

IMG_1801

El Maestro Splinter, mi primo Cabo y Yo

Hace ya mucho tiempo de esto que cuento, por esos algunos piensan que me lo invento ……

Uno de los recuerdos locos de mi niñez lo viví una tarde junto a mi primo Claudio, para ese momento Cabo, nuestra infancia fue super fina, vivir en un callejón donde podías jugar a diario con los vecinos, el deporte de la temporada según la fiebre del momento, fútbol, beisbol, metras, loco escondido, tocando, paralizado, carnaval, etc, en aquella Venezuela tranquila, era un lujo que nos dimos los que ya pasamos de 30 años. Y era todavía mucho mejor si tus vecinos eran tus primos.

Estudiamos la primaria completa en el mismo colegio, en años diferentes, todos, hermanos, primos, era vernos en el colegio y vernos en la casa, en la cuadra, no existía el tiempo de ponernos bravos por algo. Claudio y yo, si alguno de los mayores estaba molesto por algo siempre terminábamos jugando porque era lo que queríamos. Una tarde estábamos los dos solos viendo comiquitas, antes que llegaran nuestros padres, puedo recordar aquel televisor de una caja marrón, con dos perillas para cambiar los canales VHF y UHF que jamás funcionaba para algo una de ellas, las perillas eran del 2 al 12 y la otra del 13 al 21 creo, solo funcionaba la primera, Rctv, Venevisión y Vtv, todos esos canales mostraban algo bueno, no como ahora, claro ya sabemos porque la robolucioón llegó como el barbarazo, acabó con todo, hasta puedo asegurar que el canal más visto por series y por el programa de Tío Simón era Vtv, pero algo si recuerdo la hora de Manziger Z era a las 5:00 pm por Venevisión así que nadie le ganaba, era hora sagrada, esa tarde ya esperábamos ambos ver Manziger Z en el cuarto de mi tía.

Mi primo era el menor, un año y medio menos que yo, por ello era el que tenía más miedo siempre, ojo no es que yo era el valiente, pero mi primo llegaba a los extremos, esa tarde me dice voy al baño no te vas a ir, jejeje que carajo me voy a ir si venía esa comiquita, el entró al baño del mismo cuarto de mi tía y dejó la puerta abierta, se encontraba mandando un fax, igual seguimos hablando normal yo viendo la Tv y el en su trono, cuando de repente comienza mi primo a pegar gritos, no le entendía nada, me paro y él sale corriendo del baño, desesperado solo me decía que “ay algoooooooo”, yo no podía creerle pero bueno entre tanta locura de verlo correr sin shorts, me quedé mirando la poceta y el había tirado la tapa al salir corriendo, me acerco más y le digo, acá no hay nada y fue cuando de repente escucho una bulla y era algo que golpeaba la tapa de forma rápida, no sabía que era y con miedo decidí levantar la tapa, vi la cosa más loca de la vida una rataaaaaaaaaa super grande, de forma rápida cerré la tapa y comencé a bajar la poceta, hasta que después de muchos intentos el agua se llevó al maestro Splinter.

Era algo super loco no podía entender cómo llegó ese animal a ese sitio, recuerdo de niño comentar esto a un vecino y me dijo que eso era porque seguro la rata la habían envenenado y ellas buscan el agua en esos momentos, pues dije sería algo así.

FullSizeRender 3

Por mucho tiempo recordaba este cuento y se lo comenté a mis amigos de bachillerato, luego a alguno en la Universidad, pero hace uno tres años para acá a mi primo le dió por formar la mega parranda los 30 de Diciembre y así esta bien vuelto leña el 31, bien bella esa idea pues jejeje, recuerdo que ese día 30 le comenté sobre aquel día, de la experiencia con el maestro Splinter, mi primo no recordaba nada de ese momento y todos sus amigos pues muy borrachos riendo de esto. De verdad que todavía antes de escribir estas líneas no podía tener respuesta, pero existe alguien que siempre nos ayuda, San Google y San Youtube, pues acá les dejo la explicación de lo que seguro pudo pasar aquella tarde, de nuestro encuentro con el maestro “Splinter”.

Y colorín colorado, esta historia de hoy del Culo Ilustrado se ha acabado. Feliz Cumpleaños primo.

Valladolid – España, 14 de Mayo de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *