A MI TÍO CAUPOLICÁN OVALLES COLMENÁRES (15 de Agosto 2016)

 

gran-Caupolican_LPRIMA20150412_0030_27

A MI TÍO CAUPOLICÁN OVALLES COLMENÁRES

“Carnaval”

Carnaval de la muerte

caballos, centellas, dragones

poetas y soñadores

la penumbra se adueña del lugar

la batalla va a comenzar.

 

Yo soy tus ojos

soy tu mente

hasta después de la muerte

 

Te traigo esta canción

de mi tierra rock y folklore

yo te canto esta canción

de mi tierra rock y folklore

Las líneas de arriba son parte de una canción que le compuse a mi tío Caupolicán y el previo de la maqueta que les dejo acá también, no me gusta eso de andar explicando una letra porque cada quien la toma como guste,  pero algunas cosas siempre doy gracias a Dios en esto de la música y es que me llegan esos momentos de ideas y ya, como si me mandaran un correo electrónico y se vaciara la información en mi cerebro. Una noche me encontraba esperando a mi amigo Carlos Bello, en ese momento vivía en Las Acacias de Barquisimeto (por la Concordia) y así como canta Doki el de Discovery Kids, “sentado debajo de un mango, debajo de un árbol de mango, sentado me puse a pensar ……….. ” pero estaba acompañado con un ron mientras seguía en la espera de Carlos Beautiful y así llegó este correo electrónico tal cual lo escribí, en ese momento cerré mis ojos imaginando toda la película de lo escrito:

“Carnaval” porque mi tío murió en esas fechas

“Caballos, centellas, dragones, poetas y soñadores, la penumbra se adueña del lugar, la batalla va a comenzar” es como la batalla de la película Corazón Valiente, me la imaginé como tal cual lucha de independencia, todos los poetas y yo tipo William Wallace (Mel Gibson en Corazón Valiente) luchamos para que no se llevaran a mi tío de lo terrenal y traerlo a la vida.

“Yo soy tus ojos, soy tu mente, hasta después de la muerte” esto fue algo muy extraño, en mi memoria quedaron para siempre las palabras de un poeta que habló en ese momento horrible de un entierro cuando baja el cuerpo las cadenas y todas sus palabras para mí las traduje en esa frase. También recuerdo las palabras de mi primo Manuel que interrumpió al cura cuando daba su oración “Perdone padre pare un momento, para el Poeta (mi tío) primero la cultura y luego la religión”, el cura entendió, y pasaron todos los poetas a dar sus palabras y luego ya las palabras del cura.

“Te traigo esta canción, de mi tierra rock y folklore, yo te canto esta canción, de mi tierra rock y folklore” esto simplemente la pelea de mi tío conmigo por la música, temas  donde él siempre me decía que tenía que hacer música de mi tierra primero y luego adaptarla al mundo.

Bueno ya no sigo explicando, cada quien la toma como quiera y listo, pero así fue el inicio de esta canción, aunque no lo crean yo con mi tío podía tener conversaciones de cualquier tema, pero siempre caíamos en la música, recuerdo una noche que yo estaba en la sala escuchando algunos discos nuevos y él subió con una de ron, nos sentamos en el porche de la casa era tarde, yo saqué el equipo de sonido de mi padre Guatimocin Ovalles Colmenares, escuchamos el disco de El Pacto y era el motivo por el cual yo le explicaba el no querer hacer folklore porque ellos ya lo hacían, pero igual me decía que no importaba que buscara mi manera, esa noche también escuchamos aunque no lo crean el primer disco de Los Mentas “Taguaras Forever”, cómo disfrutó mi tío, con su risa característica, de las letras y el diseño de aquel disco, le pareció muy genial todo, luego alguna que otra maqueta de Circo Urbano y listo, luego hablar cosas de la vida. Esa noche me ofreció de regalo su colección de todas las Constituciones de Venezuela, porque me quería llevar al Derecho, unas partituras originales de reliquias de música venezolana y otras cosas más.

Yo estudiaba Ingeniería Electrónica, qué clase de locura, y mi cabeza echaba chispazos de tratar de entender tantos números. En esa conversación decidí, luego de tanto hablar con mi tío, cambiarme a Derecho, dije pues con el Derecho podré ser libre, ejercer, lograr cosas buenas, luchar para la creación de leyes que siempre violan en nuestro país, y a la par la música, que es lo que realmente me apasiona, además también mi madre, Ana Teresa Sequera de Ovalles, lo lleva y aplicó, es abogada, ejerció y siempre dedicada a su pasión, la cultura con sus muchos pasos y su amado Ateneo de Barquisimeto. Creo que fue la última vez que mi tío y yo hablamos tanto y bebimos solos, cuando nos acabamos la botella, me paré y comencé a recoger el equipo y discos, solo quedaron dos banquitos, agarré el mío y quedaba solo mi tío con el suyo, entré a la casa a guardarlo, él me llamó y me hizo una última pregunta: ¿Tu estás con quién? ¿Con quien más amas o con quien te ama? Mi respuesta sin dudar fue con quien más amo tío, el me respondió ehhhhhhhhhhhhhhhhh error, luego lo entenderás siempre con quien más te ama. Entramos y se fue a dormir.

Luego mi tío se fue a Caracas y pasaron cosas, no pude verlo más y llegó la muerte como siempre, aunque él estaba en esa cama conectado yo me negué a ir a verlo así, me sentía muy molesto y triste, se que la muerte se dió por varios motivos, y uno de ellos fue lo de cáncer de colon, que yo no soy médico pero sería el motivo de la obstrucción intestinal, que parece ya algo común en los hermanitos Ovalles, pero mi rabia era también porque yo fuí al médico con él a buscar unos resultados, mis hermanos sabían que él siempre podía ocultar cosas y mi hermana Saavi y Alejandro se empeñaron que yo lo acompañara esa tarde, justo antes de entrar a consulta el agarró un libro me picó el ojo y me dijo quédate afuera que le voy a regalar este libro a esa Doctora tan guapa, y pues de tonto me quedé, me convenció y no cumplí la misión que me habían encomendado mis hermanos. Luego de su muerte pensé, claro seguro esa Doctora le daría la mala noticia de esa enfermedad y por eso esa noche entiendo mi tío se despidió de mí de esa manera, con tantos mensajes, consejos y lecciones de vida. Luego mi rabia pasó y traté en mi mente de entenderlo a él, cómo el Presidente de la Asociación de Escritores, Presidente de la República del Este, líder de movimientos soñadores, podía dejar el ritmo de vida que llevan el de mojarse por dentro de licor.

Pues ya está clara la conexión que yo viví con mi tío, muchos de mis amigos también disfrutaron al conocerlo y compartir más a fondo como Lícar Vásquez, Moises Agreda, José Eleazar Oropeza, Juan Manuel Mendez, los panas que llegaban a casa y compartían con él también. Y dejando el punto más claro mi actual proyecto “Atahualpa Ovalles y La Pandilla de Lautreamont”, pues también está relacionado a él.

Pudiera escribir diez hojas de tantas vivencias que pasamos mi hermano Guati y yo, cuando mi papá y mi tío nos llevaban a sus viajes locos en la camioneta Caribe a rustiquiar por el Estado Lara y cercanías, era como par de locos grabando un programa a lo Valentina Quintero, manejeeeeeeeeeeee, páreseeeeeeee, métase por ese camino, agarre para esa montaña, pase ese río, caminos inexistentes, pues dele que a algún lado llegamos, vamos a comer acá seguro esa familia vende algo, comprar un supuesto hueso de dinosaurio, artesanía por cualquier lado, millones de tinajeros para llevar luego a Caracas o porque pensaba que cada miembro de la familia debía tener un tinajero, pues a Guati y a mí nos tocaba bajar esas locuras de compra de madrugada y algunas veces hasta saratacos de los chupitos (shooter) que  nos daban en el camino, comprar un 350 porque querían ser vendedores de piñas, verlos a mi padre y a mi tío en acción, recordar su niñez en pobreza y decir que se comían hasta la concha del cambur y pues como nos los contaron lo hicieron ese día, y ya saben, luego al día siguiente el par de hermanos maravilla enfermos del estómago.

Eso era como que se despertaban y vamonos sin rumbo, irnos al Tocuyo a buscar la tumba de su abuelo Colmenáres y durar horas perdidos por no encontrar una tumba, se imaginan dos señores y dos chamos en esa misión?, ya que según por el terremoto muchas tumbas se perdieron, las cambiaron. O estar tranquilos en casa y que de repente lleguen dos camiones llenos de libros y periódicos, epa bajen acá mando su tío ergaaaaaaaaaaaaaaaaa jajaja, así mil y una historias.

Pero estoy seguro que mi tío no era un tipo fácil, nadie es perfecto, todos cometemos errores, tenemos defectos, quien crea no tenerlos que se detenga un segundo, se mire en el espejo y piense en todo lo que ha hecho. Yo conocí a mi tío tarde, tendría unos 7 u 8 años, por algo sería que llegó tarde, no lo se y tampoco me importa ya saberlo, se que mis hermanos (hijos de mi tío, ya que mi tío fue el primer esposo de mi madre) seguramente tengan más recuerdos y de igual forma buenos y malos, eso puede ser normal en cualquier familia, me refiero a las situaciones de personalidad y comportamiento siempre cosas positivas o cosas negativas.

En estos días vi un escrito sobre él, una entrevista ficticia publicada por el Universal a finales de julio, no veo mal que se puedan dar este tipo de cosas, de hecho yo la difundí por mis redes sociales, pero ese día estaba en la calle y fue leer rápido y difundir, grave error, porque ya veo que antes de difundir se deben revisar bien las cosas, me molesta mucho que solo se muestre a mi tío como un alcohólico y todo basado en una ruptura amorosa, que fue como su error, para un final fatal. En abril de este año fue homenajeado en la semana del libro y la lectura, y en julio esto?

Homenaje-a-Caupolicán-Ovalles.jpg

Mi tío no fue solo un poeta que podía beber como cualquier persona, como puede beber un músico, un ingeniero, un médico, un obrero, era abogado graduado en la Universidad de Salamanca España, donde conoció a mi madre y se casó, luchó contra el régimen de Pérez Jiménez, también escribió varios libros, fue considerado como uno de los poetas más audaces exponentes de la estética vanguardista en el país. Fue uno de los miembros fundadores más polémicos y representativos del: El Techo de la Ballena, La Pandilla de Lautreamont, del MIR, secretario en el Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes (Inciba) Director de la Asociación de Escritores de Venezuela (AEV), Premio Nacional de Literatura.

Estos son algunos de sus libros de poesía, novela o recopilatorio, no puedo recordar todo en este momento:

  • ¿Duerme usted, señor Presidente? dirigido abiertamente al presidente Rómulo Betancourt. La obra le costó ser condenado a un breve período de exilio.
  • En uso de razón
  • Elegía a la muerte de Guatimocín, mi padre, alias El Globo
  • ¡Alto esa Patria! Hasta segunda orden (De acá se basa mi hermano Caupolican Ovalles Sequera para su película Memorias de un Soldado)
  • Ha Muerto un colmenar de la colmena.
  • Copa de huesos (Premio Nacional de Literatura)
  • Sexto Sentido o Diario de Praga
  • Canción anónima
  • Alfabetarium
  • Antología de la literatura marginal
  • Yo, Bolívar rey
  • Usted me debe esa Cárcel (Entrevista a Carlos Andrés Pérez)
  • Argimiro
  • Convertido en pez vivo enamorado del desierto
  • El pumpá volador de Armando Reverón.
  • Otro de un cuento infantil que no recuerdo el nombre.

Su poesía ofrece una mezcla de sátira y elegía, confidencia y burla, invectiva e inventiva, y explora a la vez la memoria personal y familiar individual y los tópicos de la identidad colectiva.

No se cuántas veces se despechó, pero en ese reportaje aparantemente una sola vez, ojo tampoco tengo nada en contra de Rosario, no tengo ningún motivo para ello, no se si se despechó al divorciarse de mi madre, o de Josefa, que vendría siendo mi tía política madre de mis primos, y también se de su último noviazgo, Beatriz. Tampoco tengo nada en contra de la persona que realizó el reportaje, ya que tal vez solo encontró poca información, lo que si se es que luego de leer par de veces, me tocó el corazón y por ello salto a defender al viejo Caupo.

 

Atahualpa Ovalles

atahualpaovalles@gmail.com

Valladolid, España 15 de Agosto 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *